002

Testimonio BOGAS

BOGAS

Los esclavos fueron utilizados por mucho tiempo como bogas o remeros en pequeñas chalupas o grandes champanes, recorriendo las vías fluviales, especialmente el Magdalena, desde Honda hasta Mompox. 

 

Testimonio CIMARRONISMO

CIMARRONISMO

Se le aplicaba el apelativo de cimarrón a aquel negro esclavo que huía a algún paraje y ordinariamente hacía vida en comunidad con otros esclavos en la misma condición. A tales asentamientos se les denominaba palenques. 

 

Testimonio DISMINUCIÓN DE CUARTAS

"DISMINUCION DE 'CUARTAS' EN LA TASACION DE ESCLAVOS, EN VIRTUD DE SUS DEFECTOS

COMPAÑÍA DE FRANCIA

TABLA DE REDUCCION

"Defecto, tacha o vicio"
Reducción en relación a Pieza de siete cuartas
Canoso
1/3
Carencia de un dedo en el pie
1/6
Empeynes parciales
1/6
Empeynes en todo el cuerpo
1/4
Escorbuto
2/8
Flema
1/6
Humores en las manos
1/6
Humores en los pies
1/8
Manchas
3/4
Opilado
1/4
Hernia benigna
1/4
Nube en un ojo
1/3
Quebradura de ombligo
2/8
Tiña
2/4
Tuerto
2/4
Torpeza de ojos
1/4
Torpeza de manos
2/4
Torpeza de un dedo de la mano
2/6
Torpeza de dedos de los pies
1/3
Viejo
1/4

(Nota: la tabla es incompleta y además variable)"

Fuente: "La Trata de Negros por Cartagena de Indias", Jorge Palacios Preciado, UPTC, Tunja, 1973

 

Testimonio EL CEPO

EL CEPO

Uno de los castigos favoritos utilizados por los amos con sus esclavos era ponerlos en el cepo. Era este una gran viga en posición horizontal con unos agujeros por los cuales eran introducidos y asegurados los pies del esclavo. El tronco de la víctima, de espaldas o sobre el pecho, "descansaba" sobre un par de tablones separados entre sí; el cuerpo se encontraba en un nivel más bajo que los pies. En esa posición, casi inmóviles, permanecían incluso días enteros. En ocasiones las lesiones resultantes eran tan graves que, si no morían, quedaban inutilizados de por vida. Intenta vivir por unos segundos este terrible suplicio.

 

Testimonio EL PALMEO

EL PALMEO

Consistía en la medición que se hacía de los esclavos para determinar su valor. La escala en palmos estaba inscrita en un listón, el cual se colocaba al pie del esclavo erguido. Una vez se efectuaba la medición por el cirujano, era rebajado el número resultante en la medida en que el esclavo tuviese algún defecto, entre otros: "flucción reumática", "incordio", "dientes de menos", "constipación", "fiebre continua". Para que el esclavo fuera considerado apto -se le llamaba en este caso "pieza de Indias"- debía tener un mínimo de 7 palmos (alrededor de 1 metro con 50 centímetros). La suma en palmos de los individuos de un embarque, luego de las consiguientes rebajas por avanzada edad, estado físico y anímico, era dividida por siete, para conseguir el número final de piezas de Indias, que no debía exceder el cupo concedido a cada asentista o empresario importador.

 

Testimonio GRILLETES Y GRILLOS

GRILLETES Y GRILLOS

Desde el momento de la captura de los esclavos en su territorio natal eran encadenados para conducirlos a los barcos negreros. El grillete eran un aro de hierro que se cerraba en el tobillo o en el cuello del prisionero; este aro estaba cerrado por un perno y pendía de él una cadena. Los grillos eran un conjunto de aros o grilletes, dos o más, que se aseguraban en las piernas del esclavo o de varios esclavos a la vez, y que se aseguraban a una barra de hierro o a una larga cadena.

 

Testimonio MARCA DE LOS ESCLAVOS

MARCA DE LOS ESCLAVOS

Una vez el esclavo era desembarcado en el puerto, se procedía a marcarle en el cuerpo con un hierro candente; esta identificación daba a entender que el esclavo habría entrado legalmente y que se habrían pagado a la Corona los impuestos correspondientes. Usualmente, en el pecho se le imprimía la Marca Real y en la espalda la marca del asentista. La "marquilla", utilizada para marcar al esclavo, estaba elaborada en hierro. Se calentaba al fuego y sin dejarlo enrojecer, se aplicaba en la piel directamente o, habiendo aplicado previamente manteca o sebo en la piel, se colocaba sobre esta un trozo de papel, imprimiendo encima la marquilla.

Testimonio PARTICIPACION DE LA MUJER ESCLAVA

PARTICIPACION DE LA MUJER ESCLAVA EN LA VIDA INTIMA DE SUS AMAS

El desempeño de los negros esclavos no se limitó al duro trabajo las minas y las plantaciones. También su concurso en la frivolidad de las alcobas de sus amos fue notoria, si le damos credibilidad a algunos relatos de viajeros del siglo XVIII, como es el caso de Jean Baptiste Boussingault, refiriéndose a Manuelita Sáenz: "...nunca se separaba de una joven esclava, mulata de pelo lanoso y ensortijado, hermosa mujer siempre vestida de soldado, excepto en las circunstancias que contaré más adelante. Ella era la sombra de su ama; tal vez también, pero esta es una suposición, la amante de su ama, de acuerdo con un vicio muy común en el Perú, del cual fui testigo ocular con algunos camaradas, con quienes nos habíamos cotizado para asistir a la ceremonia impura, pero muy divertida, de una tertulia. Además no hacíamos gala de una moralidad muy severa. La mulata no tenía ningún interés en hacerse pasar por ángel; encerrada con Manuelita en el camarote podía salir y entrar libremente. Se puede adivinar el resto.".

(Jean Baptiste Boussingault: "Memorias", Tomo 2, Biblioteca V Centenario Colcultura, Viajeros por Colombia, Banco de la República, Bogotá, 1985) 

Testimonio SE VENDE

SE VENDEN COMO CUALQUIER MERCANCIA

Una vez arribaba al puerto el barco negrero, los esclavos eran hacinados en lugares de ordinario húmedos, estrechos y malolientes, siendo el primer propósito engordarlos un poco para obtener un buen precio por ellos en el mercado

 

Testimonio TRANSPORTE MARITIMO DE LOS ESCLAVOS NEGROS A AMERICA

TRANSPORTE MARITIMO DE LOS ESCLAVOS NEGROS A AMERICA

Los barcos negreros transportaron a América grandes cantidades de esclavos extraídos del continente africano (no menos de 3.000.000). En cada viaje eran hacinados entre 250 y 500 individuos, aprovechando inhumanamente cada centímetro útil del navío.

 

Free Joomla! template by L.THEME